«

»

Mar 30

Zapatillas con ruedas, ¿CALZADO o JUGUETE?

Si vemos una zapatilla para niños con una rueda insertada en el talón ¿qué sería? ¿calzado o juguete? Pues efectivamente es un juguete y como tal debemos utilizarlo como cualquier otro juguete, es decir, un rato y no llevarlo todo día puesto como si se tratase de un calzado normal. Lo podemos comparar con llevar patines en línea o unas botas de esquiar durante todo el día puestas, éstas nos provocarían lesiones en el pie y en nuestra manera de caminar, afectando por lo tanto a la biomecánica y provocando dolores y sobrecargas en otras partes del cuerpo.

Estas zapatillas con ruedas están diseñadas para los más pequeños de la casa, por eso los mayores debemos controlar su uso. Al igual que nos preocupamos por ponerles protecciones cuando usan patines, debemos vigilar un correcto uso de este calzado ya que podría influir de manera negativa en su crecimiento. Por eso os dejamos unos consejos para el buen uso de las zapatillas con ruedas.

Zapatillas con ruedas - Peligros

5 PAUTAS PARA USAR BIEN ESTE JUGUETE Y NO LESIONARTE

  1. No lo uses para ir al colegio, al igual que no irías al colegio en patines.
  2. Si notas molestias en la planta del pie o justo en los huesos que hay debajo de los dedos (los metatarsianos) es una señal de que este juguete no está indicado para ti, te está perjudicando y esto puede influir en tu crecimiento.
  3. La diferencia en centímetros entre la parte delantera de la suela hasta la parte de atrás de la rueda que sobresale en el talón es de 5 cm, según modelos o incluso más. Esto modifica tu postura corporal, algo similar a cuando llevamos zapatos de tacón, pudiendo provocar también dolores en lumbares. Por eso no utilices las zapatillas con ruedas más de dos horas a la semana.
  4. Como es un juguete parecido a unos patines pero con una sola rueda, debemos preparar los músculos. Antes de ponértelos estira bien tu tobillo y los músculos de las piernas al igual que lo hacen tus futbolistas favoritos antes de un partido y utiliza protecciones.
  5. Si usas plantillas podológicas, tienes el pie plano, andas de puntillas, etc. que sepas que este juguete podría agravar más tu problema. No olvides mirar el desgaste de este juguete por fuera en la suela y sobretodo la plantilla de dentro por si tuviese partes más desgastadas que otras. Los desgastes son los principales signos de sobrecarga o de que es la hora de no usar más este juguete. Si tienes dudas consulta a tu podólogo de confianza antes de que sea demasiado tarde.

PELIGROS DEL USO Y SOBREUSO DE ZAPATILLAS CON RUEDAS

Mi compañero y amigo el Profesor Roberto Pascual, experto en Podología Infantil y profesor de la Universidad Miguel Hernández de Alicante, junto a su equipo analizan cada año los pies de más de 600 niños de entre 3 y 12 años en el programa de salud podológica que dirige, donde tuve también la oportunidad de participar en una de las revisiones y tengo que decir que gracias a estas iniciativas se detectan antes problemas en los pies de los niños, patologías que más tarde pueden influir negativamente en su crecimiento. Tienen la oportunidad de ver cómo se comporta el pie en la edad infantil y en los últimos meses detectaron que cada día más niños llevaban este juguete como si fuera un calzado de calle. Realizaron un estudio (ver estudio completo) donde observaron que el 11% de los niños acudía al colegio calzado con este juguete, llevándolo puesto más de 8 horas al día andando y rodando.

El diseño que tiene este juguete puede ocasionar problemas derivados de la altura del tacón, de su falta de flexibilidad, su mayor peso y de la falta de estabilidad por el propio ruedín.

Según el Profesor Roberto Pascual, el problema principal reside en la altura del tacón, siendo éste alto para posibilitar que las ruedas quepan. La diferencia entre un zapato normal y uno con ruedas puede llegar alcanzar los cinco centímetros, lo que afecta sobre todo a la zona del antepié, cuya carga aumenta un 40%, pudiendo tener consecuencias en el crecimiento y en patologías podológicas como: Freigberg, metatarsalgias, acortamientos de gemelos y dolores en el talón.

Analizando la bibliografía, numerosos estudios nos hablan además de las fracturas relacionadas con el uso de este tipo de calzado, como la fractura de muñeca, lesión más frecuente, fracturas de brazo, luxaciones de codo, lesiones en el tobillo, en el pie y también en la pierna*, sobre todo durante las primeras horas de uso. Otro dato que se ha observado y que llama la atención es la ausencia de protecciones, como coderas o rodilleras, que podían haber evitado estas lesiones.

Por todo esto nos sumamos a la petición del Consejo General de Colegios de Podólogos que ha pedido tanto a los directores de los centros como a las autoridades educativas que no permitan a los niños acudir calzados a clase con ese juguete, y también animamos a los padres a concienciarse de que no es conveniente un calzado de tacón en niños para su uso habitual, “ni  ningún calzado no diseñado para utilizar durante muchas horas, como por ejemplo las botas de fútbol multitacos”.

No estamos en contra del uso de ese juguete pero sí de su abuso y su mal uso. 

Bibliografía:

– Beach H, Garcia Peña BM, Linares MY. Heelys injuries: a review of the National Electronic Injury Surveillance System data. Pediatr Emerg Care. 2009 Oct;25(10):642-4.

– Norem N, Feuerstein C, Traverso V, Zomaya N, Crews R, Wrobel JS. Gait changes with the use of Heelys: a case study. J Am Podiatr Med Assoc. 2009 May-Jun;99(3):247-50.

– Thing J, Wade D, Clark H. “Heely”-related injuries in children. Emerg Med J. 2008 Sep;25(9):572-4. doi: 10.1136/emj.2007.051110.

– Aarons C, Iobst C, Lopez M. Pediatric Heelys injuries. J Pediatr Orthop. 2008 Jul-Aug;28(5):502-5. doi: 10.1097/BPO.0b013e31817b934a.

– Wells JJ. Injury due to Heelys shoes. J Trauma. 2007 Aug;63(2):451.

– Vioreanu M, Sheehan E, Glynn A, Casidy N, Stephens M, McCormack D. Heelys and street gliders injuries: a new type of pediatric injury. Pediatrics. 2007 Jun;119(6):e1294-8.

– Oh D, Arjandas M, Lim KB, Lee EH. Heelys injuries in children. Singapore Med J. 2006 May;47(5):373-5.

Opt In Image
¡Suscríbete a nuestro blog!
...y recibe contenido exclusivo al que sólo tú podrás acceder

Serás el primero en enterarte de nuestras clini-publicaciones, sorteos y promociones únicas.

¡Te esperamos!

Acerca del autor

Dr. Alfredo Soriano

Doctor en Podología y Director de Clinisalud Albacete. Es especialista en el tratamiento integral del pie y en la mejora del rendimiento del deportista. Actualmente lleva a cabo numerosos estudios de investigación para la biomecánica del pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>