Entradas correspondientes a la etiqueta 'calzado veraniego'

Ago 12

Calzado de verano: pros y contras

 ¿Algunas vez has echado un vistazo a tu calzado de verano y no has sabido qué ponerte?

Aquí os dejamos unas recomendaciones según el tipo de calzado con sus pros y contras.  

Manoletinas Clinisalud

PROS: Las manoletinas son muy socorridas para llevarlas en el bolso. Se pueden combinar con zapatos de tacón para que el pie descanse.

CONTRAS: Pueden generar dolor en el arco y el talón por ser excesivamente planas. La falta de amortiguación hará que se transmitan todas las imperfecciones del suelo a nuestro pie.

 

Flip Flop Clinisalud
PROS:  Con las Flip Flop, al llevar los dedos al aire permite una buena ventilación del pie. Las mejores son las que tienen arco y van sujetas al tobillo.

CONTRAS: Puede provocar dolores y ampollas entre los dedos por mala sujeción. ¡Cuidado con los resbalones! No recomendable utilizar para correr o conducir.

 

Sandalias esparto Clinisalud

PROS: Los zapatos con cuñas ofrecen un mejor apoyo al pie. Lo ideal es que vayan sujetas al tobillo.

CONTRAS: Si el calzado es muy alto puede generar inestabilidad al tobillo, pudiendo provocar incluso molestos esguinces o torceduras.

 

Peep Toes Clinisalud

PROS: Lo recomendable son 3-4 cm de altura y utilizarlos preferentemente en las ocasiones especiales para evitar problemas futuros.

CONTRAS: Este modelo Peep Toe favorece la presión excesiva en los dedos. La apertura frontal puede generar que las uñas se  encarnen también.

 

 

Sandalias de tacón ClinisaludPROS: Los zapatos o sandalias de tacón alto estilizan la figura, pero no se debe abusar de ellos. Se pueden alternar con un calzado más plano para evitar posibles dolencias.

CONTRAS: Favorece el apoyo en los metatarsianos, provocando sobrecargas en la zona, uñas encarnadas y a la larga juanetes.

 

 

Sandalias Romanas Clinisalud

PROS: Se recomienda que tengan materiales naturales y flexibles para que no “estrangulen” nuestros pies.

CONTRAS: Las tiras pueden provocar rojeces y rozaduras en la piel, dificultando también una buena circulación. Evitar en caso de tener varices.

 

 

¡Recuerda! El dolor no es normal… Consulta a tu podólogo de confianza.

 

Jul 05

Operación sandalia

QUÉ DEBEMOS Y NO DEBEMOS HACER ESTE VERANO

OPERACION SANDALIA¡Tened cuidado con el modelo de sandalia que elegís! Una mala elección del calzado veraniego puede traer más de un disgusto.

Oct 10

¡Chequea tus pies después del verano!

Después de la vuelta del verano es recomendable hacernos una revisión de nuestros pies. ¿Cómo? A continuación os damos algunos consejos para detectar posibles patologías:

Chequea tus pies después del verano

OBSERVA TU PIEL

 

Durezas: pueden aparecernos debido al calzado veraniego, el uso del tacón e incluso por una escasa hidratación.

Sequedad: la playa, el asfalto, llevar los pies al aire debido a las chanclas y sobre todo a causa de las altas temperaturas.

Psoriasis: puede darse una mejoría de esta enfermedad debido al sol y el menor grado de “estrés” por las vacaciones.

Papilomas: hay que prestar atención en gimnasios, piscinas, hoteles y sobre todo en la piscina, ya que son caldo de cultivo (sobre todo en los charcos calientes) para la proliferación de bacterias.

Otros: cuerpos extraños, astillas que se clavan…

 

 

ANALIZA TUS UÑAS

Amarillentas: puede ser debido al uso de esmaltes e incluso por hongos.

Hematomas: generados por traumatismos, exóstosis subungueales.

VIGILA TU CALZADO

Chanclas: pueden llegar a producir dolor en la cara anterior de la pierna (ej. zuecos), dar lugar a una fascitis (calzado plano) e incluso resultar muy molestas en pies planos.

Tacón: suelen dar lugar a metatalsalgias (dolor en el antepié al cargar con todo el peso del cuerpo).

Veraniego: un cambio de calzado repentino puede generar rozaduras y ampollas, así como favorecer que el pie se expanda al no estar tan recogido como en invierno.

 

Recomendamos hacer un cambio de calzado progresivo y vigilar los buenos propósitos de esta nueva temporada (forzar nuestro cuerpo) ya que pueden favorecer la lesión.

Ante la detección de cualquier problema siempre hay que acudir al profesional sanitario, nunca tratarse uno mismo o automedicarse productos farmacéuticos (ej. almohadillas).