«

»

Mar 21

Cuida tus pies en Semana Santa

Miles de personas se echan a la calle en estas fechas ataviadas con los trajes oficiales de su cofradía, todo el año preparando este momento, ensayando el ritmo característico de la Semana Santa, pero con tanta preparación han olvidado por completo dedicarle tan sólo unos minutos a los protagonistas que van a soportar el peso y la carga de tantas horas de caminatas por las calles de su ciudad: “los pies”. Os dejamos unos consejos para que preparéis vuestros pies antes y después de cada procesión, y disfrutar así al máximo la Semana Santa, ya seáis público o protagonistas, vuestros pies se lo merecen.

Pies costaleros

Antes de cada procesión:

–          Cortar las uñas de manera recta para evitar que los picos se claven.

–          Lavar el pie con un jabón con pH neutro, secar muy bien entre la zona de los dedos y finalmente aplicar una crema hidratante aprovechando para  masajear todas las partes de nuestro pie y pantorrilla.

–          Utilizar un calzado que ya hayamos usado en varias ocasiones y nos sintamos cómodos con él andando sobre superficies duras (asfalto de nuestra ciudad). ¡Nunca estrenar calzado!

–          Elegir un calzado de suela gorda y flexible (nunca suela muy fina) para amortiguar los impactos del asfalto sobre nuestro pie.

–          Unos días antes entrenar caminando una hora todos los días durante mínimo un mes con el mismo calzado a utilizar.

–          Antes de cada procesión realizar ejercicios de calentamiento en las articulaciones de  tobillos, rodillas y pie. Esto puede evitarnos lesiones posteriores.

Después de la procesión:

–          Aplicar un baño de agua fría (o templada, nunca caliente) en las piernas y pies para reducir la inflamación y el edema debido a las largas caminatas.

–          Aplicar cremas hidratantes “efecto frío” masajeando la zona que notemos más dolorida. TRUCO: guárdalas en la nevera para que estén frescas.

–          No llevar medias de compresión, leggings ni pantalones que compriman nuestras piernas, para favorecer la circulación sanguínea.

–          A la hora de irnos a descansar si no padecemos enfermedad gástrica, podemos elevar las patas de nuestra cama (con unos tomos de libros) para dormir con los pies un poco elevados, este truco es muy bueno para personas que son muy devotas de la Semana Santa, les ayudará a tener los pies más descansados.

Disfruta de estas fecha de oración, culto y fe y que tus pies no sean “tu penitencia”.

Opt In Image
¡Suscríbete a nuestro blog!
...y recibe contenido exclusivo al que sólo tú podrás acceder

Serás el primero en enterarte de nuestras clini-publicaciones, sorteos y promociones únicas.

¡Te esperamos!

Acerca del autor

Dr. Alfredo Soriano

Doctor en Podología y Director de Clinisalud Albacete. Es especialista en el tratamiento integral del pie y en la mejora del rendimiento del deportista. Actualmente lleva a cabo numerosos estudios de investigación para la biomecánica del pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>