Entradas de la categoría 'Biomecánica'

Jun 15

La rueda en MTB: 26″, 27’5″ y 29″

El tema a tratar en esta ocasión será el relacionado con el tamaño de las ruedas de MTB. Por todos es conocido el auge de las ruedas de 29″ y 27,5″, siendo especialmente visible en los últimos tiempos las ruedas de 29″ en múltiples circuitos. ¿Significa esto que las ruedas de 26″ han quedado obsoletas? ¿Es simplemente una campaña de marketing de los fabricantes o realmente influyen en el rendimiento? A estas preguntas le intentaremos dar respuesta en este artículo, intentando aclarar las dudas más frecuentes que puedan surgir.

Ruedas bicicleta Clinisalud

¿EN QUÉ INFLUYE EL TAMAÑO?

En primer lugar, se tratará de explicar de la manera más concisa posible cómo influye el tamaño de la rueda en sus prestaciones. Empecemos por lo más obvio, y es que una de las diferencias entre una rueda de 26″ y otra de 27,5″ o 29″ será el peso, que será más liviano en el caso de las de 26″ que en el resto por el simple motivo de necesitar más material. Entonces, ¿por qué no utilizar una rueda de 26″ si pesa menos? La respuesta es sencilla, porque hay otros factores que afectan al rendimiento y hay que tenerlos también en cuenta.

Por ejemplo, encontramos diferencias en cuanto al comportamiento en paso por baches u otros obstáculos. En estos casos, las ruedas de mayor diámetro (29″ y 27,5″) son las que se llevan la palma, ya que cuanto mayor es el diámetro menos será el ángulo de ataque, lo que facilitará el paso por obstáculos.

Otro aspecto a tener en cuenta es la inercia, entendiéndola como la energía necesaria para mantener la bici en marcha. En este caso, también la rueda de 29″ parece salir ganadora.

La maniobrabilidad es algo fundamental para el ciclista, y es un aspecto que también influirá el tamaño de la rueda. En este caso, la rueda de 26″ se presenta como la más ágil, permitiendo al ciclista una mayor velocidad de reacción.

Por último, también comparamos la tracción, y es que a mayor diámetro e la rueda más contacto tendremos con el suelo. ¿Qué ganamos con más contacto? Pues bien, ganamos principalmente agarre, con los beneficios que eso reporta en curvas.

VALE, EL TAMAÑO AFECTA AL RENDIMIENTO, PERO… ¿QUÉ RUEDA ELIJO?

Como hemos visto, la gran apuesta por ruedas de 29″ y 27,5″ no se debe únicamente a fenómenos de marketing, sino que hay evidencias de que el diámetro de la rueda afecta al rendimiento. Ahora bien, ¿Son de superior calidad las ruedas de mayor diámetro con respecto a la típica rueda de 26″? Aclarar que estamos hablando de calidad no en cuanto a material, sino al rendimiento ofrecido. Pues bien, tenemos que decir que si bien las prestaciones de ruedas de mayor tamaño suponen una ventaja en terrenos en los que haya que superar obstáculos, así como disponen de mejor agarre e inercia la elección de una rueda u otra cambiará según la utilización que vayamos a darle.

Por ejemplo, hemos visto que una rueda de 26″ nos permite una mayor maniobrabilidad, así como dispone de una mejor aceleración desde cero. Por lo que en rutas cortas y en las que tengamos que maniobrar mucho sería más que válidas este tipo de ruedas. Por el contrario, en descensos las ruedas de mayor diámetro se comportan mejor, siendo más inestables las de 26″. Es por esto que el tamaño a elegir dependerá del tipo de ruta que normalmente tomemos.

Se abarcará más sobre este tema ya que lo consideramos bastante interesante. Por último, recordar todo lo dicho y recomendar por tanto la elección considerada de la rueda de tu bici. No elijas una bicicleta con ruedas de 29″ “porque todos la lleven”, elige acorde a tu nivel, modalidad  y utilidad. Pronto veremos más…

Feb 04

ESTUDIO BIOMECÁNICO DE LA BICICLETA: ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

El estudio biomecánico lo que pretende es optimizar el rendimiento del ciclista así como evitar las lesiones o molestias que surgen montando en bici.

Estudio biomecánico de la bicicleta

¿QUÉ QUIERE DECIR OPTIMIZAR EL RENDIMIENTO?

No debemos confundir la búsqueda del rendimiento óptimo con el profesionalismo, es decir… el estudio biomecánico resulta útil para todo tipo de ciclistas, ya que con el estudio se garantiza una técnica correcta del pedaleo así como del posicionamiento sobre la bici entre otros factores. No importa el nivel del ciclista, siempre se beneficiarán de las mejoras de tener el binomio bicicleta-ciclista adaptado a sus condiciones individuales.

¿PARA QUIÉN ESTÁ RECOMENDADO?

El estudio está pensado para todos los niveles, es válido tanto para triatletas, ciclistas de ruta, MTB e incluso ciclistas amateurs, ya que el estudio se adapta a cada modalidad, atendiendo a las peculiaridades de cada una de ellas.

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE?

Como sabemos, el ciclismo tiene unas características únicas que lo hacen diferente de  otros deportes. Al tratarse de un deporte cíclico, la ejecución de una adecuada técnica de pedaleo o una correcta ergonomía son indispensables para un rendimiento óptimo y un aprovechamiento completo de la bici. También nos permite disfrutar y mejorar nuestras sensaciones al encontrarnos cómodos y no tener que variar nuestras posturas ni forzarlas para “engañarnos” y sentirnos mejor sobre la bici.

Consideramos éste un factor muy importante, ya que muchos de los ciclistas realizan ajustes en su posición sobre la bici (consciente o inconscientemente) para sentirse más cómodos, sin pensar que esa postura puede llegar a desencadenar una lesión o disminución su rendimiento.

PELIGROS DEL “AUTO-AJUSTE”

Si pensamos por ejemplo en un ciclista con problemas en el sillín que está forzando una leve rotación de cadera para sentirse más cómodo, esto le produciría un desequilibrio y a medio-largo plazo podría provocarle distintos problemas y dolores generados por ese ajuste.

¿EN QUÉ DEBE CONSISTIR EL ESTUDIO?

Un estudio debe contar con valoraciones tanto en estático como en dinámico, con un estudio antropométrico para adaptar la bici al ciclista y viceversa, un estudio de la potencia de pedalada (análisis del torque), corrección de dismetrías, ajuste óptimo de las calas e implantación de plantillas, si es necesario, entre otras cosas para conseguir así una adaptación y comodidad máximas que ayuden a la previsión y solución de molestias.

Otro aspecto importante es la elección del sillín, y es que lo que resulta tremendamente cómodo para un ciclista no tiene porque serlo obligatoriamente para otro. Dependerá de la anatomía de cada individuo y es algo que consideramos de suma importancia debido a la cantidad de horas que puede llegar a pasar un ciclista sobre él.

En definitiva, el matrimonio entre el sillín y nuestras “posaderas” será un aspecto fundamental para la comodidad y correcta postura del ciclista sobre la bici.

 

Y lo más importante… ¡No experimentéis! Ante la duda, consultad antes con el experto en biomecánica.

» Entradas más recientes